¿Qué derechos tienen los niños?

La cuestión referente a los derechos de los niños va de la mano de la materialización de que el ser humano posee unos derechos naturales inherentes a su naturaleza humana. En concreto, es en el siglo XVIII, en el contexto de la Ilustración donde, en países como Francia, Inglaterra y la actual Alemania se ponen en marcha al hilo de su derecho a la vida y, principalmente, a la educación o instrucción, como solía llamarse por aquel entonces. Textos de Nicolás de Condorcet (1743-1794) y de Catharine Macaulay Graham (1731-1791) abordan la necesidad de desarrollar un sistema educativo público que no dejara el derecho a una educación únicamente en manos de la familia. A su juicio, la educación era un derecho específico de los seres humanos que debía abordarse desde la niñez. Los que planteaban estos autores era muy sencillos. Por una parte, consideraban que la educación era la condición de posibilidad para formar futuros ciudadanos; por otra parte, sostenían que delegar la educación al espacio privado favorecía el analfabetismo y la perpetuación de prejuicios y malos hábitos. Además, era frecuente, sobre todo en las familias más humildes, una total despreocupación hacia la educación de los niños, pues el objetivo esencial era su inserción en el ámbito laboral. Condorcet, incluso, teorizó un programa sobre la instrucción pública a llevar a cabo desde el Estado que afirmaba la universalidad, la gratuidad y la transversalidad de la educación. A su juicio, el derecho a la educación era inalienable y el primer paso para tener adultos críticos, cultos y aptos para desempeñar adecuadamente un oficio. No podemos olvidar, asimismo, que el derecho a la educación era la mejor forma para evitar o retrasar formas de esclavitud infantil. En el siglo XIX el derecho a la educación de los niños se engarza dentro de las reivindicaciones del movimiento obrero y la lucha contra el analfabetismo de las clases trabajadoras.

    En el siglo XX los derechos de los niños son tratados frente a problemas mucho más concretos y desde una óptica que afirma y defiende su dignidad y su derecho a unas condiciones de vida adecuadas. Problemas como los niños soldado en zonas de conflicto, la explotación infantil en países del Tercer Mundo o el analfabetismo debían ser abordados con urgencia. Para responder a estos retos globales, la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948 explicitó una serie de derechos que, implícitamente, hacen referencia a los derechos de los niños. Destacamos los siguientes:

-Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derecha y, dotados de conciencia y razón, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.

    -Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a su seguridad personal.

    -Toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado.

    -Toda persona tiene derecho a una educación.

    Posteriormente, la Convención sobre los Derechos del Niño de 1989 concretó la protección de los menores y obliga a los gobiernos a cumplirlos. Lo componen 54 artículos que giran en torno a tres grandes cuestiones:

  1. La venta de niños y la prostitución infantil.      
  2. La participación de los niños en los conflictos armados.           
  3. El procedimiento para presentar denuncias ante el Comité de los Derechos del Niño.          
               

Mención especial, por su particularidad y por sufrir una mayor violación de sus derechos requiere la situación de las niñas, que suman a lo anteriormente dicho los matrimonios concertados y, en definitiva, una falta de derechos por motivos sexuales. Decía Simone de Beauvoir (1908-1986) que las mujeres, tanto niñas como adultas, han formado históricamente parte del botín de guerra de los enfrentamientos bélicos, siendo una forma más de saqueo y destrucción del enemigo. Para luchar contra todas las formas de discriminación que sufren las niñas, las Naciones Unidas han realizado importantes convenciones y acuerdos, entre los que destacamos:

-Convención sobre a la lucha contra la discriminación en la esfera educativa: llevada a cabo por la UNESCO el 14 de diciembre de 1960, entró en vigor el 22 de mayo de 1962. Se dirige a eliminar la discriminación en la enseñanza por razones de raza, color, sexo, idioma, religión, nacimiento, clase social, posición económica o por cualquier otra forma de discriminación.

-Convención de la ONU sobre el consentimiento y la edad legal mínima para el matrimonio: Fue aprobada el 7 de noviembre de 1962, fue puesta en vigor el 9 de diciembre de 1964. Este documento recoge, en sus tres primeros artículos, disposiciones que deben adoptar los Estados partes en relación con el consentimiento para el matrimonio, la edad mínima para contraerlo y sobre su inscripción en un registro oficial destinado a tal efecto.

-Declaración sobre la protección de la mujer y el niño en estados de emergencia o de conflicto armado: proclamada en Asamblea General de la ONU el 14 de diciembre de 1974, es un documento que recoge en seis puntos, reglas específicas que deben observar y cumplir todos los Estados miembros de la ONU, destinadas a la protección de la mujer y niños y niñas que se encuentren en estados de emergencia o de conflicto armado.

-En 1979, La Asamblea General de la ONU aprueba la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la Mujer: Se han adherido más de 130 países hasta el año 2020. Con esta Convención, se dio un gran paso hacia el objetivo prioritario de lograr la igualdad de derechos para las mujeres, estableciendo que la discriminación contra estas es una injusticia y constituye una ofensa contra la dignidad humana. Esta Convención, conocida también como la “Carta Internacional de Derechos de la Mujer”, representó un gran avance en el campo de los derechos de las mujeres, toda vez que amplió las disposiciones generales de los derechos humanos y mostró, una vez más, la influencia del movimiento feminista como canalizador de reivindicaciones que afectan al conjunto de la humanidad.

-Objetivos para el Desarrollo Sostenible: Se aprueban el 25 de septiembre de 2015 por las Naciones Unidas con el propósito de dar continuidad a los Objetivos de Desarrollo del Milenio. Los Objetivos para el Desarrollo Sostenible (ODS) introducen elementos nuevos relacionados con la lucha contra el cambio climático, el consumo sostenible o la lucha contra las desigualdades económicas. Asimismo, añaden objetivos concretos relacionados con la igualdad entre hombres y mujeres y el fin de la discriminación sexual. En concreto, de los 17 ODS, el objetivo 4 indica explícitamente la necesidad de promover y garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad y promover oportunidades de aprendizaje durante toda la vida; y el número 5 tiene como propósito lograr la igualdad entre los géneros y empoderar a todas las mujeres y las niñas.

Compártelo
Updated on 17 August 2021

Was this article helpful?

Related Articles

Amplía esta información
¿Ves alguna incorrección o ausencia? Ayúdanos a mejorar
Escríbenos